Buscar
  • Oswaldo Martinez

El Futuro de la inteligencia social está en la empresa, no en el marketing


Forrester ha sostenido durante mucho tiempo que las empresas no deben almacenar datos de escucha social en marketing, puntos de vista de clientes o equipos de comunicación y relaciones públicas. Ahora, los vendedores de B2C deben darse cuenta de la siguiente etapa en la madurez de la inteligencia social: fusionar todo tipo de datos sociales con otros flujos de datos e incorporarlos en los modelos de inteligencia empresarial para crear perfiles de clientes más completos. Solo entonces podrán las empresas pintar una imagen completa y humana de sus clientes.

Puntos Clave

La inteligencia social devuelve a la humanidad en el crujido de datos del cliente.

Las empresas se han vuelto robóticas en sus enfoques de comercialización y dependen demasiado de las tecnologías automatizadas. Los datos sociales le recuerdan a las marcas que los clientes son humanos y las compañías que aprovechan los datos sociales crean relaciones más sólidas entre los clientes.

Combine datos sociales con otras corrientes para una imagen de cliente más completa.

Las empresas que crean modelos robustos de inteligencia empresarial deben integrar estos datos sociales humanos con otros flujos de datos, como bases de datos de gestión de relaciones con los clientes, datos de servicio al cliente, estudios de mercado y datos de marketing omnicanal.

Aprenda tres tipos de datos sociales disponibles para un impacto máximo en la inteligencia social: usuario, contenido y rendimiento, y cómo maximizar su uso.

Las compañías inteligentes ampliarán su visión de los datos sociales.

LA INTELIGENCIA SOCIAL PONE DE VUELTA A LA HUMANIDAD EN EL CRUJIENTE DE DATOS DEL CLIENTE.

Cualquier buen vendedor le dirá que construir una relación sólida con su cliente requiere una buena conversación: conózcalo, escuche lo que necesita y ofrezca lo que quiere. Pero la dependencia cada vez mayor de los profesionales del marketing en la tecnología para identificar, orientar y engatusar a los clientes prioriza el volumen de datos sobre la comprensión real del cliente. La inteligencia social reequilibra la escala. Al recopilar y analizar los datos sociales, una práctica de la inteligencia social no solo le proporciona una mejor comprensión de quiénes son sus clientes, sino que también revela lo que necesita y, en última instancia, lo ayuda a entregar lo que desea. En resumen, los datos sociales son la mejor manera de hacer que la humanidad vuelva a las ideas de los clientes, y la inteligencia social es la práctica que lo llevará hasta allí. Forrester define la inteligencia social como: La gestión y el análisis de datos de clientes de fuentes sociales, utilizados para activar, medir y re calibrar programas de marketing y negocios.

El objetivo final del marketing es resolver las necesidades de los clientes a través de experiencias de marca inmersas. Las empresas deben esforzarse para que cada punto de contacto entre la marca y el consumidor sea un intercambio auténtico y bienvenido, y no un truco de marketing. Para lograr este objetivo, las empresas deben alimentar esta poderosa información social humana en prácticas de inteligencia de negocios robustas y de toda la empresa. Y por muy intuitivo que parezca, el futuro a largo plazo de la inteligencia social es tan crucial para las operaciones comerciales que, al igual que la tecnología social en general, abandona su autonomía y se convierte en una práctica fundamental en toda la empresa.

#tendencias #marketing #bigdata #social #inteligencia

0 vistas

© 2015 by Nextech